monica@monicacubero.es
Instagram

Tu ratito

Mujeres que viven sus sueños: OYE DEB

entrevista deb

 

Todas soñamos, deseamos cosas, situaciones o emociones que no tenemos, aun apreciando nuestra vida actual. Algunas empezamos a trabajar esos sueños, concretándolos, poniéndoles una fecha, viviéndolos como si ya estuvieran ahí, y con esa energía y algunos miedos emprendemos  la marcha.

 

DEBORAH MARÍN:

Navegando y buscando inspiración por las redes llegué a una web que hablaba sobre emprendimiento y los conflictos internos que nos asaltan en  el camino hacia nuestros sueños profesionales. La naturalidad de los posts  me cautivaron en seguida y por supuesto la persona que había detrás de aquellos textos: Deborah Marín. Empecé a seguirla como un caso sencillo de “éxito”, de cómo lo genuino y cuidado acaba “triunfando” de forma natural como no puede ser de otra forma.

Deborah tuvo diversas empresas que fueron creciendo y evolucionando con ella y disolvió por propia voluntad cuando consideró que ese ya no era el camino.

Para Deb es muy importante conocerse y “vivir como quiere”, y esto conlleva un trabajo que se lo permita y con el que disfrutar, y muchas miradas hacia dentro siempre con la intención de aprender y crecer.

Actualmente  ofrece formación, asesoramiento y programas online para emprendedores desde www.oyedeb.com . Su frase “Perfectamente imperfectas, profundamente despiertas” resume el tipo de personas a las que se dirige.

En mi opinión Deb es un ejemplo de trabajo conectado con la esencia interior, de crecimiento, coherencia  y autenticidad.

 

Con la intención de servirte de inspiración e impulso para conseguir tus sueños, sean del tipo que sean,  le propuse contestarme a  unas preguntas y de inmediato accedió a colaborar:

 

1- ¿Consideras el proyecto que desarrollas actualmente un “sueño cumplido”?

Nunca imaginé dedicarme a lo que hago actualmente, ni por asomo, ni por un segundo de mi vida, así que si lo miramos de este modo no puedo decir que sea un sueño cumplido. Sin embargo, aunque lo que hago en concreto no lo sea, los resultados sí son un sueño cumplido. La forma en la que mi trabajo me permite vivir cada día es lo que realmente valoro y lo que me hace sentir verdaderamente afortunada y orgullosa. Así que no, Oye Deb no era mi sueño en particular, pero lo que me ofrece Oye Deb y lo que me permite hacer sí lo es. Pero a mí no me gusta especialmente hablar de sueños, porque no soy una persona que se ponga muchas metas y que desee grandes cosas. Voy haciendo poco a poco y siguiendo mi instinto, así que nunca llega un punto en el que pueda decir: ala, ya está, ya lo he conseguido. No pienso en “sueños por cumplir” sino en “¿Qué me apetece hacer a continuación?”.

 

2- ¿Crees que existen sueños inalcanzables a pesar de depender exclusivamente de uno mismo?

Yo siempre digo que querer no es poder y que poder no es querer. No creo que la voluntad de querer algo sea suficiente para conseguirlo, y además, como vivimos en un ecosistema en el que solo somos una minúscula parte y todo está enlazado con todo de maneras totalmente impredecibles, pienso que nada depende únicamente de nosotros o nuestra voluntad. De todas formas, los sueños valen aunque no sean completos, es decir, yo puedo soñar con ser una estrella del pop y, a pesar de ser un sueño que depende de mí, ser consciente de que va a ser bastante difícil de conseguir, y pese a ello dedicar tiempo e ilusión a formarme y a practicar y cantar sitios pequeños o hacerme un canal de YouTube y grabar una canción cada día. Y encontrarle el valor (que lo tiene, y mucho) a ese proceso de aprendizaje y disfrute de esa actividad que tanto nos emociona, no buscar únicamente la meta y el resultado. Esta perspectiva que tenemos orientada a resultados lo vuelve todo muchísimo más triste, y es una trampa para mantenernos ansiosos y deseando cosas que probablemente ni tenemos ni vamos a conseguir.

 

3- ¿Cuál dirías que ha sido el secreto de tu “éxito”?

Bueno, depende mucho de lo que cada una considere éxito. Para mí mi negocio puede ser un éxito y para otra ser una minucia. Para mí el éxito puede ser una cifra de facturación o puede ser poder escribir y que me lea mucha gente. Puede ser vivir aquí en el campo y que mi trabajo pueda permitírmelo o puede ser estar escribiendo un libro. Cada una le da importancia a unas cosas distintas y en diferente medida.

No lo digo por esquivar la pregunta, sino porque realmente creo que tenemos que revisar nuestros conceptos. Si hablamos del supuesto éxito de mi negocio (que sí, para mí es más que un éxito), te diré que han confluido unas cuantas cosas, pero sobre todo creo que he sabido juntar mis mayores talentos en un cóctel que realmente funciona -tanto para mí personalmente como para el negocio-. Es decir, Oye Deb pone en juego las cosas para las que de verdad soy muy buena. No hay que tener miedo a descubrir y explotar el talento propio. Esto, creo, es la base de una vida profesional feliz.

 

4- ¿A qué tuviste que renunciar para  llegar donde estás hoy?

Diría que lo único a lo que he tenido que renunciar es a la seguridad de cobrar lo mismo cada mes. La verdad, no siento que haya habido ni renuncias ni sacrificios en mi camino. Mucho trabajo, desde luego, pero nada exagerado. Y en cambio, mucho ganado, muchas mejoras, mucha evolución. En mi caso sale un balance muy positivo.

 

5- ¿Podrías decirnos alguna técnica o truco que sueles utilizar  para vencer miedos o limitaciones?

Cuando hay algo que quiero hacer y no me atrevo me ayuda pensar en la razón real por la que quiero hacerlo (para ver que si me estoy poniendo a mí misma en una situación incómoda es por algo que deseo realmente) y también intento visualizar cómo el hacerlo va a impactar en mi vida de forma positiva. A la vez, también me gusta entender de dónde sale ese miedo para poder atenderlo como se merece, es decir, con cariño. Cuando localizo la fuente puedo agradecerle que esté ahí para protegerme y mantenerme segura, y también puedo decirle que se siente a un ladito y me mire mientras hago eso tan terrorífico que acaba siendo totalmente inofensivo.

 

deb3

 

6- ¿Algún hábito diario, por sencillo que sea, que consideres que te ha acercado a cumplir tu sueño?

¡Soy la persona con menos hábitos y rutinas del mundo! No tengo agenda, me levanto sin despertador, trabajo a horas distintas según me da, hay días que desayuno y otros que no, no hago ejercicio con regularidad, no medito, no hago listas, no agradezco antes de dormir al universo lo que tengo, a veces contesto mis e-mails al momento y a veces pasan semanas hasta que me siento a responder… Lo único que hago religiosamente es lavarme bien la cara y los dientes antes de ir a dormir, pero creo que no tiene nada que ver con mis logros profesionales.
Diría que lo que me ha ayudado más es la práctica de la escritura, porque es cierto que llevo años escribiendo muy a menudo (no diariamente ni mucho menos), pero ni eso sigue un horario programado. No sé, ahora pienso que quizás como mi sueño era tener este tipo de vida lo que me ha acercado a ella ha sido irla viviendo sin culparme por no ser más organizada o más productiva o más rutinaria. Quizás me vendría mejor un poco más de orden, quién sabe.

 

7- ¿Utilizas alguna terapia o técnica de motivación o superación personal?

Llevo unos dos años yendo a terapia (por si alguien tiene curiosidad el tipo de terapia que hago es psicoterapia humanista integral) y es la mejor decisión que he tomado en mi vida y el dinero mejor invertido de mi existencia. Así de claro.

 

8- ¿Qué le dirías a aquellas mujeres que tienen sueños  autoresponsables y sin embargo se conforman con una vida que no les llena?

No se les puede decir nada, porque si son conscientes de que tienen una vida que no les llena y no hacen nada por mejorarla poco les va a servir un consejo de una desconocida. Yo sé que yo tuve esa vida que no me llenaba, pero no tenía un sueño con que llenarla, así que tuve que tirarme a la piscina y empezar a hacer cosas para encontrarlo. Muchas cosas, durante muchos años. Si ellas ya tienen el sueño pensado resulta que más de la mitad del camino está hecho y en cuanto empiecen a moverse a pesar del miedo (sí, una puede moverse aunque tenga un miedo terrible)  las cosas empezarán a fluir y a recolocarse. No hay que temer al cambio.

 

9- Unas palabras para aquellas mujeres que están en camino y a veces se sienten desanimadas.

Todas estamos en el camino, y ni siquiera unas más atrás y otras más avanzadas, no, porque no es comparable un camino con otro. Estás en el punto que estás de tu propio camino y nunca sabrás si estás cerca o lejos del fin. De hecho, el único fin es la muerte, no la consecución de un objetivo o un proyecto, porque todas estas metas te llevan a otras y a otras y nunca tienes la sensación de haber conseguido ese algo final en el que podrás sentarte a descansar. Como decía antes, no conozco a nadie que diga “ya está, ya lo he conseguido” y se siente a mirar el horizonte. Al contrario, les entra ansiedad por la siguiente meta, por el siguiente sueño, la siguiente cosa a perseguir. Es un sinsentido. Dejemos de pensar que no llegamos, o que llegamos tarde, o que llegamos mal. Hagamos cosas que nos motiven a cada momento y vayamos construyendo con ellas nuestra experiencia de vida.

 

10-¿Te quedan muchos sueños por cumplir? ¿Estás actualmente en camino hacia alguno?

Ahora mismo solo pienso en los proyectos que me gustaría sacar este año. No hago planes a más distancia. Así que aunque no los puedo avanzar todavía, son 3 ó 4 cosas dentro de Oye Deb (una de ellas es sacar el libro que estoy escribiendo sobre mi viaje a Islandia). Nada gigante, nada irreal, nada súper ambicioso. Solo pequeños pasitos dentro de mi propio camino, cosas que me apetece hacer y que me hace una ilusión tremenda hacer. Cosas que me hacen feliz. Esos son mis sueños. Lo demás, ya irá viniendo.

 

Muchísimas gracias Deb por tu tiempo, por contestar siempre  y  por contarnos tu experiencia.

 

deb_autoretrato

Oye Deb

Te recomiendo suscribirte a su newsletter, tanto si estás emprendiendo como si solo es un sueño lejano aun sin fecha, y  echar un vistazo a los productos y servicios que ofrece en su web www.oyedeb.com

 

¿Te has sentido identificada con las palabras de Deb? ¿Cuáles son tus sueños? Anímate a contármelo en los comentarios.

 

Fotografías 1 y 2: Pixabay.com

 

Detente y disfruta la experiencia de cuidarte

Mejora tu imagen y bienestar teniendo en cuenta tu interior. Apuesta por una Estética coherente, únete a mi comunidad.

Al facilitarme tus datos aceptas la política de privacidad que puedes leer en el enlace al pie

5 Responses

  1. Bravo Deb! Esto es exactamente lo que necesitamos, deshacernos de las expectativas absurdas, poner los pies en el suelo, abrir los ojos. Mil gracias por la honestidad.

  2. Me encanta Deb desde hace muchooooo y esta entrevista me ha gustado mucho, veo su evolución, su crecimiento y me alegro mucho mucho mucho, me inspira , gracias por la entrevista, un abrazo

    1. Monica

      Gracias por comentar Sari! A mi también me gusta y me inspira muchísimo. Cuando la lees todo parece tan fácil verdad? Y es que es fácil si miramos hacia adentro y nos dejamos de historias ;-)

Leave a Reply