monica@monicacubero.es
Instagram

Tu ratito

Reflexión: CÓMO SUPERAR ETAPAS DIFÍCILES

superacion

 

Seguramente tú, al igual que yo, tienes la suerte de vivir una vida más o menos cómoda, con las necesidades básicas cubiertas aunque alguna no lo esté en la medida que te gustaría. Aun y así, aunque no nos podemos quejar, hay temporadas en las que miramos sobre nuestras cabezas y al horizonte y vemos el panorama realmente gris.

 

Cuando esto sucede, los días sin pena ni gloria se transcurren, pocas cosas que desees te llegan por si solas como en otras épocas, tu trabajo no termina de ver sus frutos, las relaciones familiares y sociales se complican, nada de lo que está a tu alcance te ilusiona especialmente, o al menos no de unaforma desbordante, y aunque te preguntas una y mil veces qué está fallando en busca de un argumento que acalle tus presentimientos, la respuesta hace tiempo que burbujea en tu corazón mientras se iba cocinando lentamente.  Porque como ya sabes, las cosas importantes se cuecen en el corazón y luego el cuerpo y la mente los llevan a cabo. Y hablando de cuerpo, precisamente estas épocas suelen tener como punto álgido  alguna enfermedad o dolencia que nos obliga a parar, ya que como también sabes el cuerpo es sabio y cuando se percata de una incoherencia entre lo que se está cociendo y lo que intentas hacer con él, se le cruzan los cables y dice: hasta aquí has llegado bonita, yo no doy un paso más.

 

Ante semejante cuadro de acontecimientos no nos queda otra que arremangarnos y ponernos en serio con el tema para salir de lo que yo califico claramente de agujero porque aunque creas que “más bajo no puedes caer” te aseguro que te equivocas: se puede, y si pensabas que llegada a ese punto “remontarías de forma espontanea” o vendrán a rescatarte también te equivocas: te toca actuar.

 

Voy a proponerte algunas ideas para empezar a escalar hasta la superficie, seguro que muchas te suenan pero hay cosas que no está de más recordar, y verás que la mayoría de veces el agujero no era tan profundo, todo es cuestión de querer salir y empezar a trepar:

 

1-Confiar en la vida.

Igual te suena muy místico y espiritual pero es una forma entre muchas de ver la vida que no va a venirte nada mal. En este mundo todos estamos conectados y cada acción que realizamos tiene una repercusión en el mundo entero. Esto es una responsabilidad bastante grande. Tus actos, independientemente de la intención que tengan, van a llegarte devueltos, después de miles y miles de caprichosas interacciones, en la forma que la “vida” considere que te puede ser más útil.

Así que por duro que sea, cierra los ojos y déjate caer al vacío, la vida te acogerá de la forma que necesitas.

 

2- Disfrutar siempre con lo que haces.

Eso de que “la vida no es fácil” no es más que una creencia que filtra y empequeñece nuestra realidad, precisamente lo que tiene que ser es “fácil” y “natural”. Aun cuando la tarea que lleves a cabo sea laboriosa, has de disfrutar en todo momento llevándola a cabo, aunque solo sea por la satisfacción de avanzar. Cualquier deportista que compita, vive momento duros en su entrenamiento pero les encanta lo que están haciendo y por eso lo repiten las veces que sea necesario para mejorar sus resultados y seguirían haciéndolo aunque no compitieran.

Deja de empeñarte en eso que tanto te está costando, que no te divierte y está menguando tu energía, aparta las mil y una razones que has inventado para justificar el permanecer ahí.

Algunos recomiendan “parar en seco”, yo creo más en “parar progresivamente” como los trenes, para evitar que te aplaste tu propia carga. Dejar de hacer, ir prescindiendo, despidiéndote poco a poco, concediéndote tus tiempos, pero con fechas, sino corres el riesgo de convertir tu vida en una eterna despedida.

 

3-Conectar con tu esencia.

Las respuestas las tienes tú y la fuerza para llevar a cabo lo que sea necesario para salir de esa situación también, aunque hoy te cueste verlo. Es cierto que a veces las situaciones se ven más claras desde afuera, porque el de fuera no está metido realmente en tu película y a toro pasado hasta tú misma eres capaz de ver lo que deberías o no haber hecho. ¿De qué nos sirven los consejos de otros sobre nuestra propia vida si están basados en un sistema de creencias totalmente diferente al nuestro y además no se encuentran en el mismo estado emocional que nosotros? Quizás algo pueda resonarte y cuadrar contigo pero ojo con querer ser una persona que no eres.

Conecta con alguna época en la que sintieras que podías con todo, casi todo, o por lo menos en la que no te plantearas el “no poder”. Rememora cómo eras entonces y recuerda que los poderes con los  que naciste te acompañarán siempre.

 

renacer2

 

4- Reflexionar.

Si nada está “fluyendo” de la forma que lo ha hecho otras veces, es porque te has apartado de tu camino, itinerario, sendero, misión o como quieras llamarlo. En algún momento alguna decisión te llevó por unos derroteros que no tenían mucho que ver contigo aunque entonces pensaste que sí.

Pues incluso esa no fue una decisión equivocada porque  te ha brindado todo lo que estás  aprendiendo hoy.

Recógete un día contigo, prepárate tu infusión o bebida preferida, enciende unas velas, apaga el ruido y asómate a tu interior. Tu  sabes hace tiempo cual fue el momento en que empezaste alejarte de ti, lo que quizás no sabes es como salir de esa situación y volver a encontrarte, por eso has preferido ignorarlo, pero hasta que no lo reconozcas y le des su lugar nunca será posible. Y prácticamente seguro que es posible.

 

5-Pedir ayuda.

Tal vez la cosa se te haya ido tanto de las manos que te sientas absolutamente incapaz de moverte o no sepas por donde tirar,  en ese caso intenta aunar fuerzas aunque sólo sea para acudir a un profesional, preferiblemente un psicólogo, que pueda orientarte sobre cuál será el siguiente paso: terapia, medicación, o quizás te sorprenda diciéndote que te ve perfectamente capacitada para salir de esta tu solita. Algo así puede pasar, te lo aseguro por propia experiencia, y también te cuento que hace muchos años conseguí salir de un “agujero” porque tuve la valentía de acudir a un profesional que me orientó cuando yo no entendía lo que me estaba sucediendo.  A veces hay historias del pasado, que ni siquiera son nuestras, difíciles de resolver desde dentro, y necesitamos llaves que nos ayuden a abrir según que puertas.

No vayas de lista o de fuerte, tampoco esperes que alguien te coja de la mano y lo haga por ti, si has consultado a familiares y/o amigos y aun y así no te ves capaz o dudas: pregunta a un profesional.

 

6- Tomar referencias inspiradoras.

A lo mejor a ti te inspiran las imágenes grises y decadentes, no te voy a decir que yo no siga alguna cuenta de Instagram de fotografías de “abandonos” porque tienen su encanto, pero a mí esto no me motiva.

Es como ponerte a escuchar baladas, va muy bien para romper a llorar y exteriorizar mucha tensión interna, pero no te lleva a ninguna parte  pasarte todos los días llorando.

En cambio una imagen bonita te ensancha el corazón, pone tu mente a soñar a 1000 por hora.

En épocas grises creo que es muy importante centrarte solo en el lado bonito de las cosas, que no quiere decir no ver lo demás, tan solo mirar y deleitarte con esas cosas  que te dibujan una sonrisa inconsciente. De ahí puede salir  perfectamente el material para construir la próxima “buena etapa” de tu vida.

 

7-Paciencia y constancia.

Esto tiene mucho que ver con la “confianza”. A veces son necesarios bastantes cambios para salir de ahí, y algunos de ellos quizás te lleven bastante tiempo por lo que requiere mucha fuerza y perseverancia por tu parte para seguir trabajando en el cambio a pesar de que aun veas lejos el resultado, por eso es tan importante disfrutar en todo momento con lo que hagas.  Si te centras en disfrutar y no en “salir” quizás te sorprendas y las cosas lleguen antes de lo esperado, forma parte de la magia de la vida.

 

constancia

 

8-Movimiento.

Solo el movimiento produce más movimiento. Haz, haz, aunque no sepas bien qué hacer, intenta que tenga algo de sentido y tira adelante. No se trata de gastar energía a lo loco pero es que es “haciendo” como empiezan a sucederse los cambios de verdad y no meditando ni escribiendo listas interminables.

Así que a partir de hoy, cambia el itinerario hacia el supermercado, o hacia el trabajo, altera algún horario de comida o el de acostarte y observa. Cualquier cambio por pequeño que sea te traerá cosas nuevas que quizás te interesen.

 

9- Sabrás qué hacer.

A estas alturas tal vez sigas pensando “como vas a salir de esa situación si no sabes qué pasos dar exactamente”.  Ten en cuenta todo lo anterior y que lo más importante es tener consciencia de qué te está sucediendo, responsabilizarte de esos hechos, aceptar que eres tú misma la que te has llevado hasta ahí y por otro lado tener claro qué vida deseas exactamente, como he dicho en otras ocasiones: con todo lujo de detalles. Si llevas a cabo todo esto, te aseguro que verás los pasos aparecer como por arte de magia.

 

10-Pasarlo bien.

Todo lo que te he contado hasta ahora aderézalo con “diversión”, de la forma que sea que tú te diviertas, preferiblemente combina diversión a solas y diversión en grupo y realizando algunas actividades que requieran movimiento. Ríe, pásatelo bien, disfruta, porque en los momentos en los que apartas tu mente de todo y te dedicas a “disfrutar” es cuando te relajas, fluyes y dejas que la vida haga su trabajo y atraiga hacia ti todo aquello que tenga que llegar.

 

¿Y tú has pasado por alguna de estas etapas grises? ¿Qué es lo que te ha servido para salir de ahí y ver las cosas diferentes? Cuéntamelo si te apetece en los comentarios.

Detente y disfruta la experiencia de cuidarte

Mejora tu imagen y bienestar teniendo en cuenta tu interior. Apuesta por una Estética coherente, únete a mi comunidad.

Al facilitarme tus datos aceptas la política de privacidad que puedes leer en el enlace al pie

Leave a Reply