+34 622 279 000
monica@monicacubero.es
Instagram

Tu ratito

Reflexión: CONOCE Y RESPETA TU RITMO

conoce tu ritmo

Me gustaría saber si te pasas la vida corriendo y sintiendo que no llegas, o tal vez te aburres demasiadas veces al día.  ¿Cómo te llevas con el tiempo? ¿Te falta o te sobra? ¿Te has parado a pensar cuál es tu ritmo?

 

En mi caso, como ejemplo de ritmo lento, hasta que tomé consciencia de que no me sienta bien ir deprisa, a pesar de tener que correr más veces de las que me gustaría, vivía en una agonía constante sintiendo que no llegaba, lo que minaba bastante mi autoestima.

 

Aunque el tiempo es medible, como sabes es  subjetivo  ya que depende de como lo emplees y al igual que el dinero es a menudo fuente de lamentaciones.

Para tener una sana relación con el tiempo es importante que identifiques cuál es tu ritmo, aquel  con el que te sientes cómoda, y por supuesto respetarlo, para:

 

  • Disfrutar de lo que haces en todo momento.
  • Evitar frustraciones.
  • Conseguir siempre mejores resultados.
  • Sentirte feliz y todas las consecuencias que se derivan de ello y repercuten en tu entorno.

 

Por si no te habías parado a pensar en esto, voy a darte algunas características básicas de los ritmos rápido y lento. Por supuesto, como casi todo en la vida,  son relativas y tú puedes ser una  excepción:

 

RITMO LENTO

  • En ocasiones te pierdes en el tiempo, que para ti suele correr excepcionalmente más deprisa. Cuando acudes a una cita siempre terminas  corriendo y aun y así normalmente llegas tarde.
  • Cuando realizas actividades en grupo sueles ser de las últimas.
  •  Te gusta deleitarte en los detalles de cualquier actividad que realices y que sea de tu agrado.
  • Pasas bastante rato inmóvil pensando.
  • Sueles dar bastantes vueltas a las cosas meditando y buscando la mejor opción.
  • Eres buena organizando y planificando.
  • Te sientes más cómoda con deportes tranquilos como caminar, aunque si son de más intensidad optas por  los deportes dirigidos ya que no son tu fuerte y prefieres ser pautada.
  • Estas convencida de que tus días tienen menos horas que los del resto porque el tiempo te pasa volando.

 

RITMO RÁPIDO

  • Sueles ser puntual o incluso llegar antes de tiempo a las citas.
  • En actividades de grupo eres una de las primeras y te encanta competir.
  • Sueles terminar rápido cualquier actividad que realices, ya sea de ocio o laboral, y normalmente destacas por ello.
  • Prefieres la actividad que estar detenida aunque por supuesto sabes disfrutar de momentos de descanso cuando tu cuerpo lo necesita.
  • Eres bastante práctica: razonas, buscas la solución y la llevas a cabo.
  • Eres mejor implementando que planificando. Aunque ambas cosas se te den bien prefieres hacer.
  • Te encanta el deporte del tipo que sea, sobre todo los de intensidad  y aquellos en los que tú marcas tu propio ritmo.
  • A veces tienes la sensación de que el tiempo transcurre muy lento y ciertos momentos se te hacen interminables.

 

Es posible que en tu caso se mezclen características de uno y de otro porque no estás respetando  tu ritmo en ciertas áreas de tu vida y te estás viendo obligada a actuar de una forma que no va contigo.

 

Es importante que tengas en cuenta, tanto para tu vida personal como si laboralmente tienes potestad para formar equipos, que a un  ritmo lento le van bien los trabajos y tareas que requieran detalle, paciencia, meditación, observación y trabajar con tiempos holgados o donde la celeridad no juegue un papel importante. Pueden vivir con el estrés pero teniendo muy delimitados sus quehaceres concretos, con listas cortas.

Si yo me impongo un número de tareas  imposibles de llevar a cabo en las  16  horas que tiene el día de actividad, me veré obligada a correr para cumplir mis objetivos y por tanto no estaré teniendo en cuenta mi ritmo. Tendré que moverme a un paso que no es el mío y realizar mis tareas sin cuidar el detalle con lo que no estaré satisfecha con el resultado lo que irá incrementando mi frustración.

 

A un ritmo rápido le van bien tareas cortas, aunque sean muchas, y se mueven  bien bajo presión y con volúmenes grandes de trabajo ya que la faena acumulada no les inquieta.  Si eres de ritmo rápido seguro que estas  deseando acabar lo que estás haciendo para empezar con lo siguiente. Por ejemplo un trabajo con poco movimiento, con largas esperas o tiempos de inactividad podrían aburrir terriblemente y hacer caer en la desidia a una persona con  ritmo rápido.

 

ritmo lento

 

Es básico que los equipos de trabajo se formen teniendo en cuenta los ritmos ya que por ejemplo un ritmo rápido puede ver perjudicado su trabajo si depende de un ritmo lento o un ritmo lento se colapsará si tiene que trabajar con un ritmo rápido.

 

Fíjate que las características que he citado para cada ritmo no son ni positivas ni negativas pero tanto un ritmo como otro tienen asociadas connotaciones negativas en forma de creencias como podrían ser: “Ser lento es malo para el trabajo porque eres menos productivo”, “Si eres lento eres holgazán”, “Si eres rápido eres hiperactivo”  o “Si haces las cosas rápido difícilmente estarán bien terminadas”.

 

Tanto un ritmo como otro son perfectamente válidos si saben encontrar y ocupar su lugar y para ello el primer paso será el que estás dando ahora mismo que es pararte a pensar e identificar con qué forma de actuar te sientes mejor, el segundo paso será reflexionar si en tu vida estas respetando eso. En tu rutina diaria con tu familia: ¿Estas desarrollando el mejor rol? ¿Te dedicas a las tareas que respetan tu ritmo y por tanto se te dan mejor o podrías cambiarlas por otras en las que fueras más eficiente?

En el trabajo: ¿El puesto que ocupas es el más afín a tu ritmo? ¿Puedes desarrollar todas tus cualidades? ¿Te sientes colapsada o tal vez apática?

 

El tercer paso será actuar si has detectado que habría que cambiar algo, y aunque pueda llevarte tiempo, llevar a cabo las acciones necesarias para ocupar ese lugar en el cual te sentirás más cómoda y todo fluirá de forma más sencilla.

 

 

Y ahora, si te apetece, cuéntame en los comentarios  si ya te habías parado a pensar sobre este tema, si con las pautas que te he dado te ha resultado fácil descubrir cuál es tu ritmo, si lo respetabas o que piensas hacer a partir de ahora.

 

 

Detente y disfruta la experiencia de cuidarte

Mejora tu imagen y bienestar teniendo en cuenta tu interior. Apuesta por una Estética coherente, únete a mi comunidad.

Al facilitarme tus datos aceptas la política de privacidad que puedes leer en el enlace al pie

Leave a Reply